lunedì 24 settembre 2012

Ecuméne: Un cuento de pastores



Sentados al abrigo de unas piedras célticas doradas por líquenes milenarios, los pastores merendaban en el monte. El sol se ponía y los buitres que coronaban la cumbre batían en el aire sus alas, abiertas sobre el fondo encendido del ocaso. La hora y el paraje despertaban la cándida fantasía de algún pastor que contaba en el corro milagros y prodigios: historias de ermitaños, de tesoros ocultos, de princesas encantadas, de santas apariciones. Un viejo que llevaba al monte tres cabras negras, sabía tantas, que un día entero, de sol a sol, podía estar contándolas. Tenía cerca de cien años, y muchas de sus historias habían ocurrido siendo él zagal. Contemplando sus tres cabras negras, el viejo suspiraba por aquel tiempo, cuando iba al monte con un largo rebaño que tenían en casa de sus abuelos. Un coro infantil de pastores escuchaba siempre los relatos del viejo: Había sido en aquel buen tiempo lejano, cuando se le apareciera una dama sentada al pie de un árbol, peinando los largos cabellos con peine de oro. Oyendo al viejo, algunos pastores murmuraban con ingenuo asombro:
 - ¡Sería una princesa encantada!
Y otros pastores que ya se sabían aquella historia, contestaban:
 - ¡Era la reina mora, que tiene prisionera un gigante alarbio!...
El viejo asentía moviendo gravemente la cabeza, daba una voz a sus tres cabras para que no se alejasen, y proseguía:
 - ¡Era la reina mora!... A su lado, sobre la yerba, tenía abierto un cofre de plata lleno de ricas joyas que rebrillaban al sol!... El camino iba muy desviado, y la dama, dejándose el peine de oro preso en los cabellos, me llamó con la su mano blanca, que parecía una paloma en el aire. Yo, como era rapaz, dime a fujir a fujir...
Y los pastores interrumpían con candoroso murmullo:
 - ¡Si a nos quisiera aparecerse!
El viejo respondía con su intonación lenta y religiosa, de narrador milenario:
 - ¡Cuantos se acercan, cuantos perecen encantados!
Y aquellos pastores que habían oído muchas veces la misma historia, se la explicaban a los otros pastores que nunca la habían oído. El uno decía:
 - Vos no sabéis que para encantar a los caminantes, con su gran fermosura los atrae.
Y otro agregaba:
 - ¡Con la riqueza de las joyas que les muestra, los engaña!
Y otro más tímidamente advertía:
 - Tengo oído que les pregunta cuál de entre todas sus joyas les place más, y que ellos, deslumbrados viendo tantos broches, y cintillos, y ajorcas, y joyeles, pónense a elegir, y así quedan presos en el encanto.
El viejo dejaba que los murmullos se acallasen, y proseguía con su ingenua inventiva, llena de misterio la voz:
 - Para desencantar a la reina y casarse con ella, bastaría con decir: "Entre tantas joyas, sólo a vos quiero, señora reina". Muchos saben aquesto, pero cegados por la avaricia se olvidan de decirlo y pónense a elegir entre las joyas...
El murmullo de los zagales volvía a levantarse como un deseo fabuloso y ardiente:
 - ¡Si a nos quisiera aparecerse!
El viejo los miraba compasivo:
 - ¡Desgraciados de vos! El que ha de romper ese encanto no ha nacido todavía...
Después, todos los pastores, como si un viento de ensueño removiese el lago azul de sus almas, querían recordar otros prodigios. Eran siempre las viejas historias de los tesoros ocultos en el monte, de los lobos rabiosos, del santo ermitaño por quien al morir habían doblado solas las campanas. ¡Aquellas campanas que se despertaban con el sol, piadosas, madrugadoras, sencillas, como dos abadesas centenarias!

*** *** ***

Sentâts al ripâr di pieris celtichis indauradis di lichens milenaris, i pastôrs a mirindavin su la mont. Il soreli al bonave e i variûi che a coronavin il jôf a batevin par aiar lis alis, viertis sul fonts infogât dal amont. Il moment e il puest a sveavin la cjandide fantasie di cualchi pastôr che al contave al bossul maraveis e portents: storiis di eremitis, di tesaurs platâts, di principessis incjantadis, di santis aparizions. Un vieli che al menave su la mont trê cjavris neris a 'nt saveve cussì tantis, che al podeve contâlis par une zornade interie, di un soreli a chel altri. Al veve scuasit cent agns, e tantis des sôs storiis a jerin capitadis che al jere fantat. Contemplant lis trê cjavris neris, il vieli al suspirave pensant a chei timps, cuant che al lave su la mont cuntun grant trop di pioris che a vevin in cjase dai siei vons. Un côr di pastôrs zovins al scoltave simpri lis contis dal vieli: al jere stât in chei biei dîs lontans che i jere comparide une dame, sentade da pît di un arbul, petenantsi i luncs cjavei cun pietin di aur. Scoltant il vieli, cualchi pastôr al cisicave cun scatûr ingjenui:
 - E sarà stade une principesse incjantade!
E altris pastôrs, che a savevin za chê storie, a rispuindevin:
 - E jere la regjine more, che un orcul bocognon le ten presonere!...
Il vieli al faseve di sì movint il cjâf cun gravitât, al clamave dongje lis sôs trê cjavris neris par che no si slontanassin, e al seguitave:
 - E jere la regjine more! Dongje di jê, su la jerbe, al jere viert un satûl di arint, plen di zoiis sflandorosis che a slusivin tal soreli! Il troi al jere une vore dispartât, e la dame, smenteant il pietin di aur cjapât fra i cjavei, mi à clamât cu la sô man blancje, che e sameave une colombe tal aiar. Jo, che o jeri un frutat, mi soi metut a cori, a cori...
E i pastôrs a lu fermavin cun mormorili cjandit:
 - Si imparessie ancje a nô!
Il vieli al rispuindeve cu la sô cadence lente e religjose, di naradôr milenari:
 - Cetancj che i van dongje, cetancj che a murissin striâts!
E chei pastôrs che a vevin sintût tantis voltis chê stesse storie, la spiegavin a chei altris pastôrs, che no le vevin sintude mai. Un al diseve:
 - Vô no savês che par striâ i cjaminants, ju inmaghe cu la sô grande bielece.
E un altri al zontave:
 - Cul sflandôr des zoiis che ur mostre, ju ingjane.
E un altri, contune pocje di timidece, al stazave:
 - O ai sintût a dî che ur domande cuale di dutis lis sôs zoiis ur plâs di plui, e che lôr, inceâts al viodi tancj di chei pontepets, e anei, e braçâi, e rincjins, a scomencin a sielzi, e alore a restin presonîrs de magance.
Il vieli al lassave che i murmuis si cuietassin, e al seguitave cu la sô fantasie ingjenue, colme di misteri la vôs:
 - Par dismagâsi e sposâ la regjine, al scugnarès dome dî: "Jenfri dutis chestis zoiis, o sês vô la plui biele, done regjine". Tancj a lu san, ma svuarbâts de aviditât no sal visin e a scomencin a sielzi fra lis zoiis...
Il mormorili dai fantats si jevave une altre volte come un desideri maraveôs e ferbint:
 - Si imparessie ancje a nô!
Il vieli ju cjalave cun perdonance:
 - Puars biâts! Chel che al à di crevâ la magance nol è ancjemò nassût...
Dopo, ducj i pastôrs, tant che un aiar di insium al grispàs il lât celest des lôr animis, a volevin memorâ altris portents. A jerin simpri lis vieris storiis di di tesaurs platâts su la mont, di lôfs rabiôs, dal sant eremite che a la sô muart a vevin glongjât di bessolis lis cjampanis. Chês cjampanis che si sveavin cul soreli, devotis, bonorivis, scletis come dôs badessis centenariis!
 


Conte par spagnôl di Ramón del Valle-Inclán
Voltade par furlan di Xabi Xogrâr da Plêf

0 coments:

O varès alc di dî

Ti sêstu visât di firmâti? :)